arrow
arrow

Modelo Educativo

virtual tp

El estudiante es el actor principal de su formación en la que interactúa con sus pares y profesores para la construcción del conocimiento y desarrollo de competencias.

EVU pone en el centro de la formación al estudiante como agente principal de la formación, dándole la relevancia a su proceso de enseñanza y aprendizaje a partir de la combinación adecuada de criterios pedagógicos, de teorías de aprendizaje, de estrategias pedagógicas y didácticas, de estrategias de evaluación y seguimiento, de contenidos, de profesorado experto, de equipo de soporte y la interacción de nuevas tecnologías que lleven al éxito académico

De acuerdo a la ilustración, los procesos de enseñanza y de aprendizaje en ambientes virtuales están centrados en el estudiante como núcleo, están soportados y directamente relacionados desde la periferia con cuatro factores: en la base se encuentran las teorías pedagógicas, puesto que la naturaleza de los saberes es diversa desde la óptica de la enseñabilidad y educabilidad, así mismo sus objetivos de formación. Es importante considerar múltiples concepciones pedagógicas como soporte teórico y orientador en la formación integral de estudiante reconociendo los principios de interioridad, libertad, amistad y sentido comunitario junto con la autonomía, la diversidad y la apertura en función de la verdad.

Siguiendo con la estructura de la ilustración, las TIC sobreponen las teorías pedagógicas y se emplean para efectos de conformar distintas mediaciones requeridas en los procesos de interacción de los agentes educativos. Paralelamente se encuentran estos recursos digitales, los medios de comunicación y la acción docente, los cuales a partir de una mediación pedagógica basada en el diálogo y la reflexión permiten concretar los fines educativos, y a su vez, los postulados teóricos que fundamentan los programas académicos a través de los principios pedagógicos de EVU:

Conectarse para conocerse a sí mismo, a sus pares, profesores y agentes del proceso formativo, fomentando la autonomía, el trabajo independiente y colaborativo, además, conectarse con los medios tecnológicos que soportan la acción didáctica y propiciar la interacción como parte inherente al aprendizaje social, activo, en red, colaborativo y significativo como núcleo para aceptarse en la comunidad educativa mediante el diálogo y la reflexión, así también, para interactuar con los recursos y medios de participación del proceso formativo a través de la experiencia transformadora y formativa que lo lleva a superarse.